5 consejos para mantener una postura correcta en la oficina

La edad, el sedentarismo, las malas posturas en el trabajo e, incluso, factores hereditarios pueden provocar dolor de espalda. Para prevenir esta dolencia tan común es importante realizar ejercicio de forma habitual con el fin de mantener los músculos de la espalda fuertes y flexibles.

También es vital cuidar nuestra postura en el puesto de trabajo, sobre todo en esos casos en los que pasamos ocho horas o más delante de una pantalla de ordenador.

Si sigues estos cinco consejos puedes prevenir los conocidos “males de oficina” que van desde problemas de columna, dolores de espalda y de cabeza, hasta tendinitis y molestias en las articulaciones.

#1 Cambia de postura

El cambio de postura cada cierto tiempo aumenta la circulación y hace que la sangre y el oxígeno se muevan mejor por todo el cuerpo. Es recomendable levantarse unos minutos de vez en cuando para andar y estirarnos, además de descansar la vista durante, al menos, cinco minutos.

#2 Cuello y cabeza en posición recta

Si trabajas enfrente de un ordenador es importante que mantengas el cuello en posición recta. Ajusta tu silla para lograr esta posición o coloca algún objeto debajo de tu pantalla de ordenador para elevarla a la altura de tus ojos. Ten en cuenta que la pantalla del ordenador debe estar a unos 45 centímetros de la cara.

#3 Siéntate de forma correcta

Al pasar tantas horas en una misma silla es muy común tomar una postura encorvada. La espalda debe estar siempre apoyada contra el respaldo, con apoyo lumbar, para mantener la columna recta y erguida. Además, el pecho también debe estar recto y nunca debemos levantar los hombros para teclear o escribir.

#4 Los pies en contacto con el suelo y las piernas nunca cruzadas

La posición de nuestros pies es un elemento fundamental para lograr una postura correcta que evite dolores de espalda. Siempre debemos mantener los pies en contacto con el suelo, es decir apoyados sobre una superficie. Si ya has ajustado tu silla y los pies no están firmemente apoyados en el suelo, puedes utilizar un reposapiés. Además, las piernas deben estar siempre en ángulo recto con respecto a la espalda y nunca se deben cruzar.

#5 Evita los movimientos repetitivos

Cuando repetimos un gesto muchas veces podemos sobrecargar la musculatura y provocar dolor. Aun así, si crees que en tu día a día hay gestos que se repiten a menudo, intenta ser consciente de ello y realizarlos de la forma correcta.

Compartir esta publicación

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en print
Compartir en email
Últimas noticias

© 2020 OK Mobility Group. Todos los derechos reservados